Seleccionar página
Cómo ahorrar si ganas poco dinero

Cómo ahorrar si ganas poco dinero

Los precios siguen subiendo, sin embargo los sueldos se mantienen prácticamente estancados desde hace años. Ante eso, nos quedan muy pocas soluciones, sobre todo si tu sueldo es bastante bajo y apenas te da para llegar a final de mes. En visto de esto, lo más probable es que no puedas ahorrar nada y que incluso tengas que recurrir en alguna ocasión a tus ahorros.

Si ganas poco dinero y deseas empezar a ahorrar para permitirte un capricho más adelante o simplemente para estar preparado para algún imprevisto futuro, a continuación te damos una serie de recomendaciones.

Qué hacer para ahorrar con un salario bajo

Puede parecer complicado conseguir este objetivo, pero siempre existe la posibilidad de reducir gastos de aquellos lugares en los que posiblemente no habías reparado. Al cabo de un tiempo te darás cuenta que el sacrificio que habrás hecho todos los meses habrá merecido la pena.

Contener gastos diarios

Hay una serie de gastos que asumimos todos los días y que los consideramos hasta normales. Aunque no se traten de cantidades demasiado altas, al cabo de unos meses puede convertirse en mucho dinero. Es lo que sucede, por ejemplo, si decides ir al bar a tomarte a diario un café y un pincho. Si lo multiplicas por los 20 días laborables del mes ya será una cifra a tener en cuenta. Busca alternativas para rebajar ese gasto o al menos hacerlo de manera más esporádica.

Evitar compras innecesarias

Compra únicamente cuando lo necesites, sobre todo en lo que se refiere a ropa, complementos o tecnología. No puedes permitirte un capricho todas las semanas. Lo adecuado sería aprovechar las rebajas o fechas puntuales como el Black Friday o las promociones que puedan poner en marcha determinados negocios.

En nuestro intento por reducir gastos, Internet puede servirnos de gran ayuda. Sin necesidad de desplazarnos a los comercios podremos comparar precios y conseguir el producto más económico.

Piensa en una mudanza

Antes de comprar o alquilar una vivienda debes valorar que es lo que más te conviene, sobre todo pensando en el trabajo. La mayoría de las veces solemos decantarnos por pisos a las afueras porque resultan más baratos. Peso eso también implica un gasto a la hora de desplazarse a la oficina o de realizar vida social.

La opción, en ocasiones, pasa por mudarse cerca del trabajo o conseguir un empleo cerca de nuestra residencia.

Darse de baja de lo que no utilices

Echa un vistazo a todas tus suscripciones y comprueba que le estás sacando rendimiento. Si no es así, lo mejor es que te des de baja. Suele ocurrir por ejemplo cuando te has apuntado al gimnasio o estás dado de alta en alguna plataforma de televisión. Merece la pena dedicar un tiempo a revisar todo esto si con ello consigues rebajar los gastos innecesarios.

Lo mismo puede aplicarse en el consumo de electricidad o de otros servicios energéticos. Busca las compañías más económicas y que más prestaciones te puedan ofrecer.

Sácale partido a la paga extra

Esto no significa que puedas despilfarrar la paga extraordinaria una vez que te la ingresan. Resulta perfecta para ahorrar. Lo mejor es que te organices bien y la distribuyas en aquellas partidas en las que más te convengan, ya sean vacaciones, ocio, ahorro o imprevistos.

Hay una tendencia a gastarlo todo de golpe sin preocuparnos de lo que pueda venir más adelante. Es un error muy grave que debemos evitar.

Uso de los aparatos electrónicos

Pequeños gestos en casa pueden resultarnos muy útil en casa a la hora de ahorrar, sobre todo con los aparatos electrónicos.  Evita dejar los electrodomésticos en modo stand by, ya que aunque no lo creas consumen bastante al cabo del año. Una vez que dejes de utilizarlos desconéctalos de la corriente eléctrica.

A la hora de adquirirlos comprueba que sean los más eficientes desde el punto de vista energético, ya que te permitirán rebajar el consumo de la factura eléctrica.

Ahorrar en el supermercado

No hace falta que ahorras en alimentación o en elementos considerados de básicos. Lo adecuado es que puedas comer bien y con productos de calidad. Es cierto que la cesta de la compra ha sufrido una importante subida, sobre todo en lo que se refiere a alimentos frescos. Evitaremos los procesados, como dulces y aperitivos, y nos decantaremos por patatas, huevos, verduras y legumbres, que darán mucho más de sí.

Lo adecuado será acudir a la compra con una lista en donde tengas apuntado todo lo que necesites. Compra solo lo que lleves anotado y si detectas alguna oferta interesante, no lo dudes.

Olvídate de los vicios

El tabaco, las copas, las apuestas, loterías o máquinas tragaperras suelen ser muy perjudiciales para nuestra salud, pero también para el bienestar. Suelen ser los principales enemigos del ahorro.

Compromiso con el ahorro

Es importante que te plantees ahorrar, y más que alcanzar una determinada cantidad al cabo de unos meses, lo importante es que llegues a ser constante. Procura establecer un objetivo realista todas las semanas o mensualmente. Aparta, por ejemplo, 5 euros todas las semanas. Es posible que te parezca una cantidad insignificante, pero al cabo de un año ahorrarás 260 euros. Si empiezas guardando mucho dinero, es posible que en el momento en que surja un imprevisto dejes esta costumbre y te lleves una gran decepción.

Rodéate de gente que ahorre

Resultará más sencillo alcanzar tus objetivos si compartes tiempo con gente ahorradora, que persiga los mismos propósitos que tú. Os ayudaréis mutuamente.

Trucos sencillos para ahorrar cada día

Trucos sencillos para ahorrar cada día

Hoy en día mucha gente piensa que ahorrar algo de dinero es una meta extremadamente complicada, sin embargo, en este texto te estaremos hablando de algunos trucos sencillos para ahorrar cada día y poco a poco ir haciéndose de un buen capital ahorrado para luego darle utilidad adecuada, ya sea en inversiones que vayan creciendo por si sola.

Lo complicado para ahorrar casi siempre radica en un factor muy importante, este factor es la mente, pues casi siempre las personas no ahorran por no crear ese hábito y el cerebro se acostumbra a siempre pensar en gastar o en tener recompensas a muy corto plazo, lo que a final del día repercute con un gran impacto en nuestra economía.

Si buscas métodos y técnicas que de una u otra manera te ayude a ir marcando la diferencia cada día que pasa y por fin poder tener algo ahorrado, has llegado al lugar indicado, ya que te explicaremos algunos trucos sencillos para ahorrar cada día.

El truco del sobre

En la mayoría de los casos, aquellas personas que tiene una tarjeta de crédito, cada día que pasa, va excediendo el límite de la tarjeta, por motivos de compras compulsivas, pagos de deudas diarias, entre otros. Sin embargo, aplicar el truco del sobre, es un método bastante efectivo que te dará no solo el control de lo que gastas diariamente, sino que con el paso del tiempo te acostumbrarás a limitar un poco ese impulso de comprar y comprar sin parar.

Lo que debes hacer es sacar un dinero mensual de la tarjeta y colocarlo en un sobre para luego darle utilidad a lo que se tiene en el sobre y no sobre girar la tarjeta acumulando deudas, cada día que pasas verás los resultados, aunque al inicio se hará un poco complicado por no estar acostumbrado.

Usar tres cuentas

Otra forma de ahorrar dinero diariamente es dando utilidad a tres cuentas, ¿Por qué tres cuentas y no dos o una? Pues el truco radica en tener tres cuentas para destinar algo de dinero a cada una de ella con una función en específica, la primera cuenta tiene que ser destinada a gastos fundamentales, tales como comida, facturas y algunas otras cosas personales, la segunda cuenta es más para caprichos, salidas y entretenimiento y la tercera es netamente para ahorros, en esta última lo ideal es que siempre tenga ingreso no importa que sea mínimo y nunca sacar el dinero para gastos innecesarios.

Muchas personas usas este truco aplicando porcentajes, o sea, destina un 50% de su dinero para la primera cuenta, 30% para la segunda y 20% para la de ahorros.

La disciplina

Un factor importante para el ahorro es tener mucha disciplina y es acá donde inicia el otro truco que no es más que pensar y evaluar un poco las cosas y situación económica antes de generar un gasto comprando algo innecesario.

Cada vez que sientas ese impulso de comprar algo, evalúa con mucho cuidado toda la utilidad que le darás, así como también la comparación, los beneficios que obtendrás de dicha compra. Cuando no sepas que hacer lo ideal es mandar un parte de ese dinero a los ahorros y la otra parte restante invertirla en comida que es más útil que cualquier otro gasto. Ser realista y disciplinado es la clave para el ahorro diario.

Convierte el dinero en horas de trabajo

Convertir el dinero en horas de trabajos es un truco bastante efectivo que no solo te dará el beneficio de ahorrar algo de dinero diariamente, sino que también te hará tener algo más de disciplina a la hora de gastar, ya que verás cómo mayor facilidad el esfuerzo que tienes que hacer para poder realizar dicha compra.

Lo que se busca es convertir el dinero en horas de trabajo, o sea, si por cada hora puedes ganar 20 euros y si lo que quieres comprar cuenta 200 euros sabrás que necesitas trabajar 10 horas, lo que también te hará saber todo el esfuerzo que tienes que hacer para la obtención de los 200 euros que necesitas.

Cuando puedas visualizar todo ese esfuerzo, lo pensarás dos veces antes de realizar una compra y evaluar si es o no muy necesario el objeto y servicio a pagar. Cabe destacar que este método es muy efectivo y además los resultados son bastante rápidos, ya que este truco lo puedes aplicar diariamente cada vez que vayas a trabajar. Recuerda cada compra que haces no solo estás gastando dinero, sino todo el tiempo de trabajo que te esforzaste para obtener dicho dinero.

El truco del céntimo

Este truco es muy bueno y tiene muchas formas de aplicarlo, el truco consiste en ir ahorrando diariamente algunos céntimos más que el día anterior hasta llegar a una meta planteada, por ejemplo, la meta es ahorrar 3,65 euros diarios y al final del año tener una base sólida de ahorros, entonces cada día ahorramos un céntimo más que el día anterior sin importar los ingresos, la meta es subir un céntimo más.

Cabe destacar que también se puede hacer de manera inversa, o sea en vez de ir incrementando el céntimo y disminuyéndolo, pero iniciando con la cifra diaria de 3.65 diarios y el día siguiente bajar un céntimo.

La prioridad del gasto

Otro elemento o factor con la que se puede realizar algunos trucos es la prioridad de gastos, este truco o forma de ahorrar dinero diariamente es antes de salir a realizar alguna compra, verificar y evaluar la prioridad de tal objeto a comprar, ¿en realidad es necesario? ¿Tendré más beneficio al tenerlo por el gasto a realizar? Esta son algunas de las preguntas que te harás saber si es o no una prioridad dentro de tus compras.

En muchas ocasiones las personas no ahorrar por no hacerse esas preguntas y comprar si ver los gastos y beneficios de tal comprar, terminando comprando algo innecesario y generando obviamente un gasto más que se pudo evitar.

Como ya pudiste notar, hay muchos trucos aplicables para ahorrar algo de dinero diariamente, sin embargo, el truco no lo es todo, hay que tener mucha disciplina para aplicarlo y respetar las reglas o formas de aplicación del truco.

Los mejores trucos para ahorrar a final de mes

Los mejores trucos para ahorrar a final de mes

El final de mes está a punto de llegar y, si has estado ahorrando, puede que sientas que estás listo para darte un pequeño capricho. Pero antes de gastarte ese dinero en un par de zapatos nuevos o en una cena elegante, piensa en lo siguiente: si hubieras ahorrado ese dinero en su lugar, podría haberte ayudado a alcanzar tus objetivos financieros mucho más rápido.

¿Cuáles son los mejores tips a tomar en cuenta?

Por ejemplo, supongamos que quieres ahorrar lo suficiente para comprarte un coche nuevo en 6 meses. Si pudieras ahorrar 200 euros a la semana, tendrías un total de 1.000 euros, ¡lo suficiente para comprar el coche de tus sueños!

Pero si en lugar de eso gastara todos sus ahorros al final de cada mes, tardaría 12 meses en lugar de 6 en alcanzar su objetivo. Eso son 4 meses más, y potencialmente 1.200 euros más, que podría haber invertido en otra cosa.

No espere hasta final de mes para pensar si le merece o no la pena económicamente, ¡piénselo ahora!

Elimina tus deudas

Seguro que ya lo has oído antes, pero es cierto: no puedes ahorrar dinero si tienes deudas.

No importa cuánto dinero ganes: si estás pagando intereses por tus préstamos, el banco te está quitando una buena parte de tus ingresos. Si pagas intereses por tarjetas de crédito, esa cantidad es aún mayor. ¿Y si pagas intereses tanto por los préstamos como por las tarjetas de crédito? Da igual que tires todo ese dinero a la basura: ¡se acabó!

Así que si quieres ahorrar algo de dinero a final de mes, es hora de que pienses en deshacerte de esas deudas de una vez por todas.

Establece tus objetivos

¿Ahorrar dinero es un reto para usted? Si es así, una de las mejores cosas que puede hacer es fijarse objetivos como por ejemplo aprovechar el cashback.

Fijarse objetivos es básicamente como prepararse para el éxito: le ayuda a seguir sus progresos y a mantenerse en el buen camino. Y cuando puedes ver ese progreso, te sientes más motivado para seguir adelante.

¿Cuáles son las mejores formas de fijarse objetivos de ahorro? En primer lugar, piensa en cuánto dinero quieres ahorrar cada mes. Después, piensa cuál es tu objetivo con esa cantidad de dinero: ¿pagar deudas o mejorar algo de tu casa? También puedes plantearte si quieres tener un fondo de emergencia o no, así como planes de ahorro a corto plazo (por ejemplo, un fondo para las vacaciones).

Una vez que hayas decidido estas cosas, asegúrate de que estén escritas en algún lugar donde puedas verlas todos los días, para que siempre las tengas presentes. Tenerlas por escrito te ayudará a recordar por qué son importantes y por qué lo son tanto para tu futuro.

Págate a ti primero

La mejor manera de pagarte a ti mismo primero es ingresando dinero en una cuenta de ahorros antes de pagar cualquier otro gasto. De este modo, cada vez que cobres, tu cuenta de ahorro aumentará sin que tengas que hacer ningún esfuerzo.

Aunque parezca obvio que ahorrar dinero es importante, muchas personas no saben cuánto deberían ahorrar al mes. La regla general para ahorrar dinero es ahorrar el 15% de sus ingresos cada mes. Esto significa que si ganas 3.000 euros al mes, deberías ahorrar 450 euros en tu cuenta de ahorros cada mes (el 15% de 3.000 euros). Si esto te parece demasiado o demasiado poco dinero en este momento, intenta llegar a esta cantidad con el tiempo para que te resulte más cómodo.

Deja cualquier vicio

Lo habrás oído antes: la única forma de ahorrar dinero es renunciar a los vicios que te impiden alcanzar tus objetivos.

Esto es cierto para todo el mundo, pero puede resultar especialmente desalentador cuando eres niño. Tienes muy pocas responsabilidades y, sin embargo, todo tu dinero se destina a comprar comida y pagar el alquiler. A veces parece que no hay fin a la vista.

Pero no te preocupes: estamos aquí para ayudarte a iniciar el camino hacia la independencia financiera. Aquí tienes algunos consejos sencillos que te ayudarán a empezar a ahorrar dinero hoy mismo:

  • Deja los refrescos (o cualquier otra bebida azucarada que te guste).
  • Deja de hacer viajes innecesarios fuera de la ciudad (como gastarte 40 euros en el centro comercial cuando podrías conseguir exactamente lo que necesitas en Internet por 30 euros).

Vacaciones en casa

Es fácil dejarse llevar por la emoción de planear unas vacaciones. Queremos ir a ver sitios nuevos, conocer gente nueva y experimentar nuevas culturas. Pero si estás intentando ahorrar dinero a final de mes, deberías plantearte unas vacaciones en casa.

Unas vacaciones en casa pueden ser tan emocionantes como cualquier otro viaje. Puede ver cosas nuevas, conocer gente nueva y experimentar culturas diferentes, todo ello quedándose en la ciudad.

Aquí tienes algunas formas de hacer que tus vacaciones sean aún más divertidas:

  • ¡Vete de acampada a tu jardín! Si tienes un jardín o un amigo con jardín, acampa allí y pasa la noche bajo las estrellas en lugar de pagar una habitación de hotel o un camping.
  • Haz una excursión de un día a algún lugar cercano que no esté demasiado lejos, pero que siga pareciendo una aventura (como visitar un parque de atracciones o un museo).
  • Planifica una actividad de interior para los días de lluvia (como jugar a juegos de mesa o ver películas juntos).

Ahorre en servicios eléctricos

¿Te has preguntado alguna vez por qué tu factura de la luz es tan alta? Es porque consumes demasiada electricidad.

Te lo explico: cuanto más consumes, más pagas por kilovatio hora. Pero si reduces tu consumo, pagarás menos por la misma cantidad de energía. Y eso significa más dinero en tu bolsillo.

¿Y cómo lo hacemos? Ahorrando energía. Puedes ahorrar energía apagando las luces y los electrodomésticos cuando no los estés utilizando. Si no están encendidos, no consumen electricidad. Y si no consume electricidad, la factura será más baja, ¡lo que significa más dinero en el bolsillo!

¿Cómo ahorrar en gasolina o gasoil?

¿Cómo ahorrar en gasolina o gasoil?

A pesar de que la tecnología avanza a pasos agigantados y que, hoy en día, ya existen los coches eléctricos, la realidad es que, la gasolina y el gasoil siguen siendo líderes en cuanto al combustible del vehículo se refiere. Incluso, en España se ha considerado que, se ha vuelto más costosa con el paso del tiempo (ya que algunas personas pensaban que su precio iba a caer por los coches eléctricos). Por ello, intentar ahorrar el combustible al máximo, es lo que tienen en mente todas las personas al manejar. Pero ¿cómo ahorrar en gasolina o gasoil? ¡Descúbrelo al leer este post hasta el final!

Debes tener en cuenta que, los TIPS que te diremos en este post para ahorrar en gasolina o gasoil, son ideales para usar en cualquier vehículo que tengas. Pero, la realidad es que, en algunos, puede funcionar mejor que en otros. Lo que recomendamos es que utilices todos y observes cuál es el que mejor se adapta a ti y/o a tus necesidades.

Gasolineras low-cost: ¿La mejor manera de ahorrar en combustible?

En España existen gasolineras low-cost que suelen bajar al máximo sus precios para que las personas puedan ahorrar al usar gasolina y gasoil. Pero, la realidad es que, este tipo de combustible cuenta con menos (o nada) de aditivos esenciales para que la gasolina dure mucho más. Incluso, algunas personas llegan a afirmar que este tipo de combustible, rinde menos en cuanto a kilómetros debido a la falta de aditivos. Por lo cual, se termina gastando más en reposición del mismo.

Pero, esto puede que no sea del todo cierto, ya que las gasolineras low-cost no solo bajan los costos porque no tienen gasolina con aditivos especiales, también lo hacen gracias a que cuentan con costos bajos de infraestructura, servicios y personal. Ahora bien, a pesar de todo lo mencionado anteriormente, reponer el tanque de combustible de tu vehículo en una gasolinera low-cost no garantiza que ahorres en gasolina o gasoil al 100%. Si lo quieres hacer de esta manera, es importante que tengas en cuenta los consejos que te diremos a continuación.

Consejos para ahorrar en gasolina o gasoil

Si quieres ahorrar en gasolina o gasoil, lo mejor que puedes hacer es lo siguiente:

MANTENER UNA VELOCIDAD ESTABLE – EVITA LOS ACELERONES

La gasolina y el gasoil se gastan más que todo, cuando se realizan acelerones o frenados bruscos que hacen que se pierda la velocidad y, por consiguiente; se necesite volver a acelerar. Trata de siempre mantener una velocidad estable (aun cuando se está en tráfico) para que esto no ocurra.

PRESIÓN DE LAS LLANTAS – AUTO FORZADO

Aunque no lo creas, la presión de las llantas puede influir dramáticamente en el ahorro de combustible (tanto de gasoil como de gasolina) esto es así porque, la resistencia que tienen los neumáticos al circular se pierde por completo. Cabe destacar que, esto influye tanto cuando están por debajo de su presión normal, como cuando están con presiones muy elevadas. Por lo tanto, deberías verificar constantemente los mismos (se recomienda cada 7 días o cuando vayas a realizar un viaje largo).

AIRE ACONDICIONADO – USO CORRECTO

El aire acondicionado puede afectar en el ahorro de combustible de muchas maneras.  Influye desde la manera en la que lo encendemos, hasta en que velocidad lo usamos. Para empezar, debes saber que, el compresor de aire acondicionado le crea una resistencia al motor, lo cual, hace que se genere un gasto más de gasolina. Así que, usar el aire acondicionado en un vehículo, siempre hará que exista un consumo mayor al general. Aunque, existen excepciones que te comentaremos más adelante.

Lo primero que debes saber es que, no debes encender el aire acondicionado con las revoluciones altas; ya que, esto hará que el compresor y todas sus funciones, intenten emparejar las revoluciones del motor y, por consiguiente, gaste más combustible (además de que se puede estropear). Trata de colocar el auto en “N” o neutral, para que las revoluciones bajen al mínimo y ahí lo enciendes. Aunque, lo más recomendable siempre será que lo enciendas después de que enciendas el vehículo. Ahora bien, el clima también influye en cuanto al consumo de gasolina, ya que, si la temperatura es muy alta, el compresor del aire acondicionado deberá esforzarse más para enfriar el aire; lo cual, hará que terminemos gastando más gasolina o gasoil.

Pero ¡no todo es malo cuando usamos el aire acondicionado! En algunos casos, nos puede brindar una ayuda para ahorrar gasolina o gasoil. Esto es así, cuando se usa en viajes largos o en autopistas donde la velocidad es muy alta (mayor a 80 Km/h). Todo por el simple hecho de que, si se llevan las ventanillas abajo, el aire que entra por la circulación del vehículo a dicha velocidad podría crear una especie de ralentización (tipo paracaídas) que hace que se necesite acelerar mucho más de lo normal, para aumentar la velocidad del coche, lo cual hace que gastemos más gasolina o gasoil.

FILTROS – MANTENIMIENTO GENERAL

Lo mejor para ahorrar gasolina o gasoil, es que siempre mantengas tus filtros (de gasolina y de aire) en buen estado. Esto hará que el motor funcione correctamente y queme el combustible necesario para circular. En pocas palabras, si haces todos los TIPS anteriores, pero tu coche no tiene un mantenimiento general adecuado, igual terminarías gastando más gasolina o gasoil del deseado.

¿Debería dejar los vehículos a gasolina o gasoil por uno eléctrico? ¿Es la mejor opción para ahorrar combustible?

Muchas personas piensan que los vehículos eléctricos son la solución perfecta a todos los problemas de ahorro de combustible que tienen con respecto a su auto. Pero, la realidad es que, todo va a depender de las necesidades que tenga cada persona, o al menos, para que utilice su coche. Recuerda que, no es lo mismo un coche eléctrico para manejar en ciudad y tal vez, transportarse del trabajo a la casa, que uno para trabajar específicamente.

En conclusión, existen algunas formas para ahorrar en gasolina o gasoil en la actualidad. Pero, recuerda que, además de estos TIPS que te hemos dado anteriormente, lo importante siempre será cuidar el mantenimiento de tu coche para que consuma lo necesario para funcionar. ¿Tienes alguna otra duda? ¿Cambiarías tu coche de combustible por uno eléctrico? ¿Crees que los autos de gasolina o de gasoil dejarán de existir en el futuro? ¡Déjanos saber tu opinión en los comentarios!

Cómo ahorrar siendo estudiante

Cómo ahorrar siendo estudiante

Los estudiantes sufren verdaderos apuros para llegar a final de mes. Por lo general viven en ciudades a cientos de kilómetros de sus padres y la mayoría de los ingresos proceden de la cuenta de sus progenitores. Es posible que alguno tenga algún pequeño trabajo por horas que le permita suavizar esa situación, pero no siempre es así.

Hay una serie de gastos que son fijos y que resultan imposibles de evitar. A la matrícula de la universidad hay que unirle el coste del transporte, el material de estudios e incluso el alquiler de una vivienda. Todos los meses se irá una buena cantidad de dinero de tu bolsillo. Pero hay una serie de soluciones que te permitirán ahorrar algo.

Consejos para ahorrar en vivienda

Gran parte del presupuesto se irá en la renta de un piso. Resulta inasumible afrontar en solitario un alquiler, por lo que te verás obligado a compartir vivienda con otros compañeros. Además de ahorrar tendrás la posibilidad de estar en un ambiente de estudio que te ayudará a concentrarte y al mismo tiempo harás amistades.

Mucha gente suele optar por las residencias de estudiantes. Pero posiblemente no sea la propuesta más interesante, ya que por lo general presentan unas tarifas bastante elevadas. Suelen localizarse cerca de las universidades y ofertan pensión completa en muchos casos. Estudia la posibilidad de decantarte por un piso compartido o una habitación en una residencia en donde únicamente te ofrezcan hospedaje.

Cómo ahorrar en el transporte

El vehículo privado es, sin lugar a dudas, el mejor medio para moverse si no dispones de mucho tiempo, aunque no siempre se presenta como la solución más rentable. Ten en cuenta que tendrás que soportar atascos y dificultades para aparcar, a lo que se le suma el gasto en gasolina, averías y mantenimiento.

Hoy en día, para los estudiantes lo adecuado sería decantarse por el transporte púbico. En muchas ciudades hay disponibles abonos especiales para jóvenes o estudiantes, en donde por muy poco dinero será posible moverse por los distintos lugares. Es algo a tener en cuenta sobre todo en las ciudades grandes, que además de autobuses también cuentan con metro o trenes de cercanías, permitiéndote llegar a la universidad o a las zonas de ocio sin realizar grandes desembolsos.

En el caso de que el transporte público no te cuadre, ya sea porque te queda lejos o por los horarios, seguramente te verás obligado a recurrir al vehículo privado. Cada vez son más los alumnos que deciden ir a la universidad en coche, pero para ahorrar suelen llevar con ellos a compañeros y de esa manera comparten gastos. La otra opción es que cada uno lleve su automóvil una semana y se vayan turnando.

Otra propuesta a valorar pasa por mudarse a un piso o residencia cerca de la universidad o instituto. Tendrás la posibilidad de ir andando y aunque no lo parezca, todos los meses te ahorrarás una buena cantidad de dinero.

Cómo sacarle partido al ocio

Un estudiante también necesita desconectar y, por lo tanto, también debe buscar actividades a realizar. Lo tendrá complicado para ahorrar en este sentido, pero tiene la oportunidad, por ejemplo, de aprovechar los descuentos que pueda encontrar en distintas aplicaciones, que le permitirán ahorrar unos cuantos euros en cines, locales de comida rápida, parques de atracciones, exposiciones, talleres, etc.

Pero no siempre habrá que rascarse el bolsillo para disfrutar de actividades culturales. En ciertas épocas se suelen organizar festivales de baile, obras de teatro, visitas a museos o tardes de cine totalmente gratuitas. Revisa en Internet de qué planes puedes disfrutar sin necesidad de gastar.

Recomendaciones para gastar menos en comida

Resulta muy tentador como en la cafetería del instituto o de la comida, ya que por un precio módico disfrutarás de un par de platos y te ahorrarás cocinar. Se trata de una propuesta a tener en cuenta, pero solo de manera puntual, ya que a largo plazo implica un desembolso elevado. Cuando tengas que comer fuera de casa procura llevarte el táper de casa, que aunque no te resulte tan cómodo, sí que lo notará tu bolsillo.

Cada vez que acudas al supermercado deberías reparar en los precios y en las ofertas. Intenta hacerte con los productos de temporada, prescindiendo de las marcas y decantándote por las marcas blancas y por usar los beneficios del cashback. No hay mucha diferencia en cuanto a calidad y ahorrarás bastantes euros.

A la hora de cocinar es preferible que prepares raciones abundantes, ya que las aprovecharás varios días y así ahorrarás tiempo en la elaboración y dinero en el gasto del gas o de la electricidad. Todo lo que te sobre se puede congelar y te puede sacar de un apuro en el momento menos inesperado.

¿Se puede ahorrar en los estudios?

Hoy en día ya no tendrás que realizar un gran desembolso para hacerte con libros. En Internet encontrarás mucha información de gran ayuda a la hora de estudiar o hacer trabajos académicos. En lugar de gastarte el dinero en libros procura acercarte hasta la biblioteca para comprobar si las obras que necesitas se encuentran disponibles. La otra opción pasa por buscar lo que precises en el mercado de segunda mano.

En muchas universidades se organizan charlas y congresos en los que dan créditos por asistencia. Se pueden convalidar por asignaturas transversales en los últimos años de carrera. Aunque no lo creas, algunos son muy económicos o incluso gratuitos y al final te ahorrarás la matrícula de una materia.

Diferencias entre el ahorro y la inversión

El ahorro y la inversión son dos conceptos que pueden parecer similares, pero que se diferencian bastante entre ellos; tanto que son muchos los beneficios que se podrían obtener de los ahorros y que se acaban perdiendo por no saber gestionarlos bien. ¿Sabes si cuando te beneficias del cashback estás ahorrando o invirtiendo? En este artículo, vamos a ver qué diferencia hay entre ahorrar e invertir y cuáles son las mejores formas de hacerlo.

Diferencias entre ahorrar e invertir

Cuando hablamos de “ahorrar” dinero estamos haciendo referencia a tener un dinero apartado, o querer apartarlo, para poderlo gastar en algo que ya tenemos pensado. Es decir, queremos comprar un TV, por ejemplo, y vamos guardando cada vez un poco de dinero hasta conseguir la totalidad del coste de la TV. Ahorrar, pues, es dejar un dinero aparte para conseguir algo que ya nos hemos propuesto. También es cierto que, en algunos casos, no tenemos nada concreto en mente, pero sí sabemos que queremos tener un poco de dinero en la cuenta por si lo necesitamos para algo urgente; es decir, lo que se llama tener “dinero bajo el colchón”.

Por otro lado, cuando hablamos de invertir, hacemos referencia a la intención de dejar un dinero apartado durante tiempo para que este genere intereses; es decir, para conseguir más dinero de nuestro dinero.

Así, se puede decir que el ahorro es una cantidad de dinero que, de un modo u otro, vamos a acabar por gastar. Mientras que, la inversión, es una cantidad de dinero que vamos a depositar en algo para que nos genere más dinero, ya sea en mayor o menor cantidad.

¿Cuándo se debe empezar a invertir?

Si tenemos claro que queremos sacar beneficios de este dinero que tenemos ahorrado, debemos empezar a invertir. Para ello, tenemos varias opciones y deberemos analizar bien cada una de ellas con el fin de encontrar la que mejor se adapte a nuestras necesidades e intereses. Sea como sea, lo mejor es empezar a invertir cuanto antes mejor, de modo que también podemos empezar a ganar más dinero. Aunque solo tengamos, digamos 1000 €, es mejor que empiecen a generar intereses hoy que mañana.

¿En qué es mejor invertir?

Hay muchas opciones disponibles a la hora de invertir y, seleccionar una u otra dependerá de cada uno de nosotros y del riesgo que queramos asumir, del tiempo en el que queremos volver a disponer de nuestro dinero, etc.

Una de las inversiones más fiables, aunque a largo plazo, son las acciones o los bonos del tesoro. Cualquier inversión relacionada con el estado suele dar rendimientos, aunque bajos, pero seguros. Así, esta es una opción para aquellos más tradicionales que buscan el menor riesgo.

Los productos bancarios son también una buena forma de invertir dinero y sacarle un buen rendimiento. En este caso, sin embargo, debemos tener en cuenta que el riesgo de los productos es variable, siendo algunos considerados de riesgo mínimo, mientras que otros son considerados de grande riesgo. Así, lo mejor que podemos hacer es contactar con nuestro asesor y plantearle nuestras intenciones: con ello, podrán asesorarnos sobre cuál es la mejor inversión dada nuestra capacidad.

Las criptomonedas también son una buena forma de invertir dinero y de lo más común en la actualidad. El problema con las criptomonedas es que nadie nos lo va a gestionar, por lo que deberemos ser nosotros los que analicemos la volatilidad de las monedas, estemos pendientes de su evolución y seamos un poco capaces de intuir hacia donde estas van a ir. Además, las criptomonedas son un universo muy volátil, por lo que tanto podremos incrementar mucho nuestros beneficios como también podremos llegar a perderlos fácilmente. Por ello, se considera que es una inversión con riesgo a la que siempre vamos a tener que estarle encima.

Además de estos productos, existen muchas otras formas de inversión, las cuales podemos encontrar contactando con un especialista en inversiones. De todos modos, y por muchas ideas que nos puedan dar, siempre debemos tener en mente nuestros intereses y qué es lo que mejor nos va a nosotros.

Consideraciones para tener en cuenta para las inversiones

Como hemos dicho, empezar a invertir es algo que debemos hacer cuanto antes con el fin de maximizar nuestros beneficios. Pero, esto no significa que debamos empezar a invertir en lo primero que encontremos.

Lo primero de todo es buscar un buen asesor que pueda comprender exactamente nuestras necesidades y nuestras posibilidades. En función de la cantidad de dinero que queramos, o podamos invertir, deberemos escoger un producto u otro. Otro detalle que debe conocer nuestro gestor es el tiempo durante el cual queremos tener este dinero invertido y cuando lo queremos recuperar: no es lo mismo una inversión a corto plazo, de unos meses, a una inversión a largo plazo, a unos 3 o 5 años vista.

Otro detalle que debemos tener muy en cuenta son las penalizaciones a las que podemos tener que hacer frente si retiramos nuestro dinero antes de tiempo. Mientras que hay productos en los que la disponibilidad del dinero invertido es total, hay otros que nos van a cobrar una penalización si necesitamos retirarlo antes de cumplir el tiempo por contrato.

Además de conocer bien el producto y las condiciones del contrato, también es importante conocer el riesgo de la inversión. Así, este riesgo se mide del 1 al 10 por producto, donde 1 es el mínimo riesgo y 10 supone un riesgo elevado. Tanto es así que los productos de menor riesgo son aquellos en los que menos vamos a ganar.

Por último, también es relevante valorar qué otros beneficios u obligaciones nos ofrecen cada uno de los productos de inversión. Mientras que unos de ellos, por ejemplo, pueden premiarnos con diferentes tipos de seguros, otros nos darán productos para el hogar, por ejemplo. Hay, en la actualidad, muchas promociones asociadas a la contratación de inversiones, por lo que resulta fundamental no correr y analizar cada una de ellas.

Invertir en los productos adecuados es una buena forma de sacar un rendimiento a este dinero que tenemos ahorrado y que, de mantenerlo en esta posición durante largo tiempo, simplemente se va a devaluar.

sello confianza online

Copyright © iBrands Medios Interactivos 1999 - 2016