¿Estás pensando en mudarte a un pueblo y empezar un negocio? Cada vez más jóvenes se plantean esta alternativa hartos del estrés, la contaminación y los altos alquileres de la ciudad. Las zonas rurales no solo nos brindan la oportunidad de vivir barato y de una forma más descansada sino que también tenemos muchas opciones para abrir un negocio con el que sustentarnos de por vida.

La clave está en saber elegir y, por eso, desde Consupermiso hemos recopilado algunos de los mejores negocios rentables en un pueblo. ¿Te has planteado cuáles son las mejores opciones para ganar un sueldo que te permita vivir cómodamente en un pueblo? En este artículo te daremos algunas ideas pero antes vamos a ver algunas cosas que hay que tener en cuenta antes de empezar. ¡Sigue leyendo!

Cosas a tener en cuenta antes de empezar un negocio en el pueblo

Independientemente de si ya tienes un pueblo, el de tus abuelos por ejemplo, o de si te has planteado simplemente buscar uno que te guste es importante que tengas en cuenta ciertos requisitos antes de arrancar tu negocio si quieres que tenga éxito. Lo ideal para montar un negocio en un pueblo es que este:

  • Tuviera una buena conexión a internet: ¡Imprescindible! En muchos casos internet puede convertirse en tu principal herramienta de trabajo y si no lo es, al menos será tu aliado principal para hacer marketing y promocionar tu negocio. Recuerda que para la mayoría de negocios lo más interesante es captar a los habitantes de tu pueblo pero también a los de los de alrededor e, idealmente, a potenciales turistas.
  • Contase con servicios básicos cercanos: Es decir, que cuente con un hospital cercano y colegios o institutos. Esto no solo te brindará tranquilidad a ti sino que también garantiza que va a haber personas interesadas en vivir en el pueblo.
  • Estuviese bien comunicado: Unas buenas comunicaciones son Imprescindibles si aspiras a captar a gente que venga de fuera o quieres vender online, por ejemplo. También es fundamental si necesitas recibir envíos o hacer gestiones en la ciudad.
  • Tuviese un buen número de habitantes y/o turismo: Evidentemente para que la mayoría de negocios que puedes montar en un pueblo vaya bien necesitas clientes.
  • Su tipo de habitante o turista fuese afín a tu modelo de negocio: No solo necesitas un flujo de gente, estas personas también tienen que tener interés en lo que ofreces. Te recomendamos investigar antes de pensar qué negocio abrir.

Teletrabajar o ser freelancer

Uno de los negocios más rentables en un pueblo es el teletrabajo ya que tan solo necesitas una conexión de internet estable. La principal ventaja es que vas a cobrar lo mismo por tus servicios independientemente de tu lugar de trabajo y, como el coste de vida es mucho más bajo, tu sueldo rendirá muchísimo más. Por lo que, lógicamente, podrás disfrutar de una mayor calidad de vida.

Algunos de los trabajos que puedes ofrecer como freelancer son la traducción, el copywriting, consultoría SEO, servicios de marketing digital, dar clases online, etc.

También puedes aprovechar internet para conseguir unos ingresos extra, respondiendo a encuestas remuneradas por ejemplo. Aquí puedes encontrar encuestas remuneradas. Otra fórmula para ganar dinero a través de internet sin ser ningún experto es el Cashback, ¡échale un vistazo! Aquí encontrarás ofertas de Cashback.

Ofrecer servicios de guía turístico

Si has elegido algún pueblo con atractivo turístico trabajar como guía es uno de los negocios más rentables. Puedes hacerlo como freelance o profesionalizarte y montar una pequeña empresa.

Recuerda que necesitas conocer bien la historia de la zona y trabajar tu don de gentes. Siendo guía turístico tus ingresos no dependen solo de la tarifa que cobres, también puedes llevarte un buen extra gracias a las propinas si conectas con los turistas.

Montar algún tipo de hostal, hotel o apartamento turístico

Otra opción ideal si tu pueblo cuenta con un mínimo atractivo turístico. Si posees un bonito inmueble con habitaciones de sobra puedes habilitarlo como casa rural o hotel o, incluso, alquilarlo como apartamento turístico por temporadas.

Esta opción es ideal si tienes don de gentes y muy recomendable si hablas más de un idioma.

Si quieres obtener más ingresos o complementar tu oferta también puedes ofertar comidas o contar con un pequeño bar. De esta forma cuando tengas pocos huéspedes en temporadas bajas puedes seguir consiguiendo ingresos para mantener el negocio.

Cuidado de personas mayores

La población de los pueblos suele estar compuesta principalmente por personas mayores por lo que siempre hay demanda de profesionales que puedan ocuparse de sus cuidados, ya sea como auxiliar, acompañamiento, enfermería, fisioterapia, apoyo con las labores del hogar, etc.

Lo más habitual es que tu pueblo cuente con una residencia de mayores o centro de día en la que puedes trabajar si tienes formación para ello. También puedes ofrecer tus servicios como cuidador o acompañamiento de mayores a domicilio.

Otra opción si el pueblo no cuenta con este tipo de servicios es directamente montar una empresa relacionada. Por ejemplo, puedes empezar con una empresa de asistencia a domicilio, montar un negocio de reparto enfocado en las personas mayores o crear un servicio de reparto de comidas y cenas coordinándote con algún restaurante local.

Turismo de aventura

Por ejemplo, las rutas de montaña, el barranquismo, todo tipo de excursiones o un parque con tirolinas. El turismo de aventura es cada vez más popular, especialmente en los meses de verano o fines de semana por lo que, si tienes la oportunidad, puede convertirse en un negocio muy rentable.

Puedes montar una pequeña empresa con algunos trabajadores y utilizar internet para promocionar tus experiencias e intentar atraer grupos de amigos o colegios para maximizar tu beneficios.

Negocios tradicionales: Bar, frutería, pescadería, tienda de ropa, panadería, etc…

Hay muchos negocios que no pueden faltar en un pueblo y, si no los hay por el momento o son pocos para el número de habitantes, pueden ser una opción muy rentable. Son esos negocios de toda la vida como los bares, las tiendas de comestibles de todo tipo, las panaderías, estancos, farmacias, peluquerías…

Eso sí, antes de abrir este tipo de negocios es muy importante tener en cuenta a la competencia. No es recomendable abrir una peluquería por ejemplo si en el pueblo ya hay una a la que sus habitantes llevan yendo durante años; es mejor probar con otro negocio que actualmente no exista.

La clave es pensar en cuáles son los servicios básicos que todavía no existen en tu pueblo o cuáles son las principales razones por las que sus habitantes han de desplazarse a otro pueblo o ciudad cercana. Si detectas una demanda y empiezas a ofertar ese servicio tendrás una clientela asegurada.

Retiros espirituales

Mucha gente asocia el pueblo con una oportunidad de huir del estrés y de la rutina, algo que cada vez buscan más personas. Por eso, una buena oportunidad de negocio es abrir algo relacionado con el turismo alternativo: retiros con actividades como yoga o meditación, spas, gastronomía saludable, etc.

Tienda online aprovechando materias primas del pueblo

Hay oficios que están casi desaparecidos, lo que hace que muchísimas personas aprecien aún más su valor. Por eso, una opción es reunir a varias personas que trabajen la artesanía tradicional de la zona y vender sus productos online a cambio de una comisión.

Puedes ofrecer desde figuritas hasta ropa y complementos, pasando por la gastronomía típica de la zona. Además, una fórmula para minimizar los riesgos que pueda suponer este negocio es ofrecer a los artesanos el pago tras la entrega. De esta forma podréis trabajar por encargo y solo tendrás que pagarles por los productos vendidos.

Dedicarse al cultivo y venta de productos agrícolas

Compra un pequeño terreno y empieza a cultivar frutas, verduras y otros productos de una forma totalmente ecológica. Puedes venderlos a los propios habitantes del pueblo o hacerlo online, cada vez hay más gente interesada en la agricultura sostenible y está dispuesta a pagar por productos con garantía eco.

Una buena opción es empezar poco a poco e ir invirtiendo las ganancias en ampliar tus campos de cultivo para acabar profesionalizándote. Si tienes la oportunidad, puedes vender online para llegar a un mayor número de compradores.

Montar una gran avícola para vender huevos

Mantener una granja de gallinas ponedoras no es muy complicado y los resultados suelen ser bastante rentables. Los huevos son muy consumidos en nuestra dieta y cada vez son más apreciados si tienen un origen ecológico.

Puedes vender a tiendas de la zona y a otros negocios locales, si tus productos son de calidad podrás tener una gran demanda.

Comprar un negocio

La última opción para empezar arrancar un negocio rentable en un pueblo es directamente adquirir uno que ya esté funcionando. Puede ser un bar, un restaurante, una tienda o cualquier otro tipo de empresa.

Muchas veces las personas de los pueblos se jubilan y no tienen a nadie que pueda heredar su negocio por lo que hay muchísimas oportunidades. Lo recomendable es buscar ofertas de traspasos o directamente preguntar.

La principal ventaja de comprar un negocio es que ya tendrás unos ingresos garantizados desde el minuto uno porque el dueño anterior ya se ha encargado de mantener una clientela y de descubrir cuáles son las opciones para que su negocio sea más rentable.

sello confianza online

Copyright © iBrands Medios Interactivos 1999 - 2016