Sobre la pregunta de si todos podemos aprender un nuevo idioma, debemos responder; pues claro. Muchos dicen que el aprendizaje de idiomas es mejor cuando somos niños, en tanto los pequeños tienen una forma más natural de aprender el lenguaje. Si bien esto es cierto, la verdad es que no hay edad para aprender idiomas, y es posible hacerlo de adultos dedicando horas, esfuerzo y energía en ello.  

¿Existen entornos más propicios que otros para aprender idiomas? Es cierto. Según el estudio denominado índice de idiomas europeos, existen países donde el acceso al aprendizaje de idiomas está más garantizado que en otros. En él realizan una comparación entre 27 países europeos, considerando diferentes categorías, con las cuales configuran un ranking. La educación obligatoria de idiomas extranjeros en la escuela primaria, el nivel de multilingüismo, la utilización de tecnologías como herramienta de aprendizaje, son algunas de estas variables analizadas. 

Sabiendo esto, también es importante decir que hoy en día la presencia de internet posibilita un acceso más democrático, tanto para el aprendizaje de idiomas como de cualquier tipo de conocimiento. 

Ahora sí, volviendo a la intención de este artículo, dejaremos algunas consideraciones para tener en cuenta al momento de aprender un idioma extranjero. 

Escuchar atentamente

La escucha constante del idioma a aprender es fundamental para incorporarlo rápidamente. Esto puede resultar escuchando música, o mirando series y películas con el idioma original, de manera que se haga cada vez más natural al oído. Pero no solo se trata de oirlo, sino también tratar de comprender las palabras e ir incorporando tonos y pronunciación.  

Práctica de lectura y escritura

Leer y escribir es un ejercicio diario y es un hábito que debe incorporarse si o si. Se puede comenzar por leer pequeños textos, e intentar responder algunas preguntas para asegurarse de su comprensión. También es importante escribir pequeños textos para comenzar, para luego ya tener un mejor manejo y lograr escrituras más extensas. 

Diálogo

Mantener conversaciones en el idioma estudiado es ideal para incorporarlo de manera más fluida. En este punto puede ser muy importante tener un compañero de estudios, de manera que juntos puedan realizar esta actividad y entablar conversaciones cotidianas. En este sentido también resultaría ideal poder hablar con extranjeros o personas nativas del lugar donde hablan el idioma, para escuchar sus pronunciaciones y oírlo en su versión más fiel. 

Dejar atrás la vergüenza

Al momento de aprender idiomas los niños pueden hacerlo con la ventaja de estar jugando y no tener temor a equivocarse. En este punto, los adultos debemos copiarlos y dejar la vergüenza de lado. Equivocarse es parte del proceso, por eso soltarse y largarse a hablar, aunque al principio no sea del todo correcto, es sumamente necesario e indispensable. Aprender a hablar un nuevo idioma se aprende, por sobre todas las formas, hablando. Por ello hay que dejar fluir y tomarse las cosas con humor y tranquilidad si desde el primer momento no salen perfectas.

sello confianza online

Copyright © iBrands Medios Interactivos 1999 - 2016